Las 8 razones por las que tú también deberías viajar a Tailandia

Tailandia

 

Viajar a Tailandia, ese destino que cautivó mi corazón desde el momento que puse pie en sus tierras, es algo que deberías hacer al menos una vez en la vida.

Si leíste mis objetivos para este 2016, te habrás dado cuenta que yo ya voy a por la segunda.

En mi blog he mencionado varias veces este país, razón por la cual creo que va siendo hora de compartir contigo los motivos que me llevaron a fijar Tailandia como una de mis principales metas de este año.

Mis amigos suelen decirme que, aunque presencialmente esté en España, mi mente siempre se quedó allí. Y no es para menos.

Relájate y disfruta, pues voy a encargarme personalmente de que empieces a cogerle cariño a este destino popularmente conocido como el país de las sonrisas.

 

1 | Despertará tu deseo por recorrer el mundo.

Tailandia está reconocida como uno de los destinos más factibles para iniciarse en este arte de viajar como mochilero.

Todas las personas que conozco que han emprendido algún viaje por el sudeste asiático, incluyeron Tailandia entre sus primeros rincones a descubrir.

Es un destino ridículamente fácil de manejar, pese a la dificultad que en un principio pueda aparentar.

Inconscientemente tendemos a relacionar la complejidad o peligrosidad de un destino con la distancia a la que se encuentre de nuestro hogar. Cuanto mayor es su lejanía, mayor es el peligro.

Los rumores sobre todas las fechorías que harán con nosotros una vez allí, llegan a contagiarnos un miedo que es simplemente eso. Temores infundados.

En Tailandia, pese a ser su idioma oficial el tailandés, no tendrás problemas para comunicarte. Ojo, esto no quiere decir que todo el mundo hable inglés, que no es así.

Resulta increíblemente fácil encontrar alojamiento y transporte tirado de precio.

Todo está adaptado al turista. Razón por la cual te recomiendo no reservar más allá de las dos primeras noches.

No te preocupes, no lo necesitarás.

Tailandia es un país para dejarse llevar, para perderse, para dejarse envolver por su magia.

Cada día se convertirá en una nueva aventura. Será imposible que te aburras y tu deseo por no querer abandonar el lugar crecerá por minutos.

A mí me cambió la vida. Fue a raíz de aquel gran viaje cuando mis sentimientos y deseos por viajar y descubrir mundo comenzaron a aflorar.

 

Elefantes Tailandia

 

2 | Es sorprendentemente económica

Aunque es cierto que hay países del sudeste asiático menos turísticos que Tailandia, y por ende más económicos para el viajero, también es verdad que Tailandia será el destino más barato por excelencia que hayas visitado si es la primera vez que viajas fuera de Europa.

Para que te hagas una idea te pondré algunos ejemplos de cuánto me costaban cosas tan básicas como el alojamiento, el transporte o las comidas:

  • Una noche en habitación doble de una Guest House de Chiang Mai: 150 Bahts (Entre 4 y 5 euros)
  • Alquilar una moto automática para explorar los alrededores: 200 Bahts al día (5 euros). Con un par de eurillos tienes el depósito lleno.
  • Paseo de 11 horas en tren de Bangkok a Chiang Mai, acomodado con aire acondicionado y cama: 880 Bahts (20 euros)
  • Almuerzos y cenas en puestos callejeros y ciertos restaurantes 40 Bahts (1 euro)
  • Una carrera por Bangkok en taxi o Tuk-Tuk: 40 – 80 Bahts (1 o 2 euros).

Y podría seguir así durante todo el artículo.

Eso sí, ten en mente que en Tailandia deberás regatear todo aquello susceptible de ser comprado.

Mi consejo es que aprendas algunas frases básicas en tailandés, además de los números.

El chapurrear cuatro cosas en el idioma local me ayudó en varias ocasiones a conseguir mejores precios.

¡La simpatía lo es todo!

 

Pai Tailandia

 

3 | Sus playas paradisíacas te embelasarán

Al igual que viajar al desierto se ha convertido en algo imprescindible si se tiene pensado hacer un viaje por el sur de Marruecos, no puedes irte de Tailandia sin haberte embadurnado antes en sus paradisíacas playas de arena blanca.

Visitar alguna de las famosas islas de Tailandia es uno de los sueños de todo viajero.

Encontrarse tumbado sobre la arena, rodeado de cristalinas aguas y frondosa vegetación, bebiendo agua de coco directamente de la fruta. Ay… ¿quién diría que no a semejante placer?

La zona costera de Tailandia se divide en dos: el Mar Andamán (Phuket, Koh Phi-Phi y Krabi), al suroeste del país, y la zona del Golfo de Tailandia, con islas como (Koh Phan-Ang, Koh Samui y Koh Tao).

Es importante hacer esta pequeña distinción porque, en función de la fecha en que viajes, te interesará ir a una zona u otra.

Los monzones inundan los meses estivales (julio y agosto) en la zona del Andamán, siendo la mejor época para visitarla nuestros meses de invierno, coincidentes con la temporada alta en Tailandia.

Las intensas lluvias de esta época del año tampoco deberían asustarte. De hecho cuando estuve en Tailandia coincidió con la época monzónica (agosto).

El intenso calor contrarresta las intermitentes lluvias, así que tranquilo, nadie te quitará tu tan ansiado baño.

Te animo a que, si estas interesado en el buceo, realices el curso de iniciación en alguna de las islas. Personalmente es algo que tengo pendiente, cuya espinita espero sacar muy, muy pronto.

 

Playas de Tailandia

 

4 | Sacará tu lado más salvaje

Selva, selva y más selva. Si te apetece sacar tu lado más exótico, Tailandia es perfecta para ello.

Tailandia cuenta con un total de 127 parques nacionales repartidos por todo el país.

Algunos de ellos podrás visitarlos por libre, otros tendrás que descubrirlos de la mano de un guía. Ambas opciones son igual de excitantes.

Durante el mes que estuve viajando por Tailandia probé ambas posibilidades:

  • Caminé a lo largo de los 7 niveles del Parque Nacional de Erawan, haciendo el correspondiente baño de honor en cada una de sus cascadas.
  • Paseé a lo largo y ancho de la selva tailandesa de mano de un guía local, quien de vez en cuando nos recordaba amablemente que debíamos desprendernos de alguna que otra sanguijuela.
  • Me bañé varias veces en sus ríos, los descendí sentado sobre un rosco hinchable, me balanceé en cada liana que encontraba a mi paso y viví mi primera experiencia con el Bamboo Rafting.
  • Pasé una divertida e inolvidable velada junto a viajeros y nativos de una tribu de las montañas. Nuestro propio guía fue quien nos llevó, nos alojó en su casa y nos preparó una deliciosa y rústica cena.

Y un sin fin de anécdotas que podría contarte, todas ellas anotadas en mi preciado diario de viaje.

Como ya te he dicho, en Tailandia cada día se convierte en una emocionante aventura.

 

Bamboo Rafting

 

5 | Quedarás fascinado de su gastronomía

La gastronomía tailandesa fue otro aspecto de aquel viaje que me hizo quedarme prendido del país.

Eso sí, todavía recuerdo llegar a restaurantes los primeros días, coger la carta, y quedarme 10 minutos observándola sin tener ni remota idea de qué pedir. Seguro que tú también has tenido esta sensación alguna vez.

A raíz de mi viaje a Tailandia me volví adicto a los noddles. Su tradicional Pad Thai me hizo enloquecer. Prácticamente todos los días tomaba mi correspondiente ración de fideos.

El picante es otro punto fuerte a tener en cuenta de su gastronomía, sobre todo en las sopas. Por mucho que insistas diciendo aquello de «Non spicy please», dará igual. Tu sopa picará hasta morir.

Respectos a los postres, el ganador por mayoría absoluta es el Mango Stiky Rice. Una porción de arroz blanco aliñada con leche de coco y acompañada por unas cuantas rodajas de mango.

¡Tienes que probarlo!

Mi consejo respecto a cómo comportarte durante tu viaje por Tailandia, o por cualquier otro destino, es que pruebes todo aquello a lo que tengas oportunidad de hincar el diente.

Si no tienes ni idea de qué pedir, haz como yo y pide consejo al camarero. Sé directo y pregúntale algo como:

«Si este fuera el último, postre, entrante, sopa, de tu vida, ¿cuál escogerías?»

¡Funciona! Yo incluso lo hago en mi ciudad cuando llego a un bar de tapas que desconozco.

Una última recomendación es que, si te gusta la cocina y cuentas con tiempo/presupuesto para ello, realices algún curso especializado en cocina tailandesa.

Encontrarás cursos de este tipo en prácticamente todas las ciudades.

Yo no tuve oportunidad de hacerlo en su momento, pero ya lo tengo anotado en mi lista de experiencias pendientes de vivir cuando regrese.

 

Mercados Flotantes

Insectos Fritos

 

6 | Viajar a Tailandia para perderte entre sus templos y mercados

Tailandia cuenta con nada y más y nada menos que 40.717 templos budistas, de los cuales un elevado porcentaje se encuentra en su capital, Bangkok.

Cada templo contaba con algo especial que lo hacía único y diferente.

Sorprendía sobre todo visitarlos en aquellos momentos del día en que los tailandeses se reunían para rendir homenaje a Buda. Ver aquellos rituales, tan diferentes a lo que andamos acostumbrados aquí en occidente, te dejaba completamente embobado.

Para templos en ruinas tienes que visitar sí o sí Ayutthaya, capital del antiguo reino de Siam, declarada como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Alquila una bicicleta. Recorre sus jardines y canales, visita sus históricos templos y disfruta de uno de los atardeceres más bonitos de toda Tailandia.

No todo son playas paradisíacas y paisajes selváticos.

Sus tradicionales mercados tampoco te dejarán indiferente.

Los hay de todo tipo. Desde los populares mercados flotantes hasta los temidos puestos de insectos fritos.

Mercados florales, gastronómicos, artesanos. Los hay para todos los gustos.

Como ya te he comentado antes, en Tailandia es imposible aburrirse.

 

Mercados Flotantes

Templos de Tailandia

 

7 | Los tailandeses y su especial sonrisa.

Que Tailandia sea conocida mundialmente como «El País de las Sonrisas» no es mera casualidad.

A diferencia de los prejuicios que muchos puedan tener acerca de los peligros que acechan a los turistas en Tailandia, puedo decirte que no me sentí amenazado ni una sola vez.

Al contrario, la amabilidad de los tailandeses resultaba incluso contagiosa.

No conoces el poder de la sonrisa hasta que se convierte en tu principal medio de comunicación.

También es cierto -todo hay que decirlo- que en muchas ocasiones puede que te sientas timado u ofendido cuando algún taxista te contesta un tanto borde al negarse a activar el taxímetro, o cuando intentas regatear, sin éxito, por debajo de un precio el cual sabes que es muy superior al comúnmente aceptado por los tailandeses.

En estos casos sonríe, da gracias y a otra cosa. No merece la pena perder tiempo discutiendo teniendo tantas maravillas esperándote ahí fuera.

 

Monos Tailandia

Estos pequeños diablillos deberán ser tu única preocupación durante tu viaje por Tailandia

 

8 | Cuenta con todo lo que un viajero desearía tener en su vida

Teniendo todas estas razones por las que enamorarse de Tailandia en cuenta, quiero decirte que lo que realmente la hace especial es la suma de cada una de estas razones.

Para mí, es y será, un país ideal para perderse y para encontrarse al mismo tiempo.

Su gran diversidad, tanto cultural como natural, la hacen única. En cuestión de pocas horas pasas de estar en una gran metrópoli como Bangkok, a encontrarte perdido en un pequeño pueblo entre montañas.

Te sentirás como Leonardo Di Caprio en su película «La Playa», al relajarte sobre una hamaca sujetada por dos palmeras, para luego ponerte en la piel del admirable Frank Cuesta en su último episodio de Wild Frank, mientras atraviesas la jungla en búsqueda de exóticos reptiles e insectos.

Sea como fuere, esto son meras palabras. Ya depende de ti dar el primer paso y dejarte enamorar por los encantos de este sorprendente rincón del planeta.

En septiembre/octubre de este año me tendrás por allí, una razón más para que empieces ahorrar desde hoy mismo.

¿Quién sabe? Quizás dentro de muy poco estamos juntos hablando sobre este artículo mientras disfrutamos de una Singha bien fría en alguna isla perdida.

 


 

¡Ahora es tu turno!

  • ¿Qué te han parecido mis razones para visitar Tailandia? ¿Te han entrado ganas de coger la mochila y tomar el primer avión disponible?
  • ¿Ya visitaste Tailandia? ¿Qué es lo que más te gustó? ¿Y lo que menos?

¡Cuéntamelo en los comentarios! Leo y respondo cada uno de ellos.

Si te ha gustado el artículo, te estaría muy agradecido si lo compartieses en tus redes sociales. No tienes más que hacer clic en alguno de los iconos que encontrarás a la izquierda de tu pantalla.

¡Gracias!

55 comments

  1. Pingback: 7 excitantes experiencias que viviré en cuanto regrese a Tailandia

  2. Pingback: ¿Cuánto te pagaron por renunciar a tu libertad?

  3. Pingback: La impagable satisfacción de hacer tus sueños realidad

  4. Pingback: ¿Y ahora qué? El fín de un Camino Sin Límites

  5. Pingback: Las oficinas ideales de los nomadas digitales. Descubre como y donde trabajan.

  6. Pingback: Cómo cumplir tus sueños en el menor tiempo posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *