Las 7 grandes ventajas de viajar con mochila

Viajar con mochila

 

Viajar con mochila me encanta.

Cada uno de mis viajes los hago acompañado de mi mochila de viaje.

Recuerdo un día de charla con un chico que conocí en el hostel donde me estuve alojando en Dublín. Pasamos un buen rato debatiendo sobre qué era mejor, si viajar con mochila o con maleta.

Yo lo tenía claro. No hay nada que iguale a la comodidad de viajar con una mochila.

Estoy seguro de que tú también eres de los míos y conoces de sobra las múltiples ventajas de viajar con mochila. En caso contrario, permíteme que comparta contigo mi visión al respecto.

 

1 | Muévete sin preocupaciones

Esta probablemente sea la ventaja más notable de todas.

La libertad que te otorga viajar con mochila a la hora de desplazarte es imposible de igualar con cualquier otra forma de portar tu equipaje.

No tendrás que preocuparte por el medio o entorno en el que te encuentres. Tu mochila te permitirá moverte allá por donde vayas, independientemente si tienes que correr, saltar o escalar.

¿Crees que una maleta puede proporcionarte tal movilidad? En todo caso terminará provocando el efecto contrario.

Si no a ver cómo te las apañas cuando tengas que subir la habitación de tu hostel, la cual se encuentra en la cuarta planta del edificio.

O supón que tienes que pegarte una buena carrera por los andenes de la estación porque estás apunto de perder tu autobús. En ese momento desearás darle una buena patada a tu maleta y mandarla a freir espárragos.

Otro beneficio es el ahorro que tendrás al no tener que preocuparte por las consignas. ¿Último día en la ciudad y no te apetece pagar una consigna para dejar tu equipaje?

Con una mochila no lo necesitarás.

Todavía recuerdo lo mal que lo pasé en París cuando tuve que pasar el día recorriéndome la capital con maleta en mano.

Diría que aquel día fue uno de los puntos de inflexión que me hicieron decantarme por mi amiga mochila.

 

París con maleta

Recorriendo París con maleta en mano.

 

2 | Tu cuerpo sufrirá menos.

Suena paradójico pero para mí esta hipótesis es totalmente cierta.

Cuando viajas con maleta todo el peso de esta se sostiene con un único brazo. Las ruedas ayudan, claro está, pero la propia fuerza de la gravedad irá desgastándote poco a poco.

Con una buena mochila, el peso de esta se reparte por toda tu espalda de forma equilibrada. Aunque muchos piensen que tus hombros son los que cargan con todo, esto no es para nada cierto.

Los tirantes y correas permiten a tu mochila amoldarse perfectamente a tu dorso evitando así que todo el peso se focalice sobre tus hombros.

Te animo a que tú mismo hagas la prueba. Carga, por ejemplo, una mochila y una maleta con 8 kilos cada una. Ahora coge y date un paseo de dos horas por tu ciudad. Ya me contarás con cuál de ellas acabaste más cansado.

O si te gustan los retos, te invito a que pruebes a hacer el Camino de Santiago con una maleta.

¿El peso es el mismo no? ¿Qué te preocupa pues? 😛

Obviamente cargando 13-15 kilos a la espalda tampoco estarás haciéndole un favor a tu cuerpo. Todo hay que decirlo.

De ahí la importancia de aprender a viajar ligero.


3 | Aprenderás a viajar ligero

Creo que la manera más apropiada para hacerse una idea aproximada de la experiencia viajera de una persona es analizando el peso de su mochila.

Seguro que entiendes a lo que me refiero.

No tienes más que volver atrás en el tiempo a tu primer viaje:

  • ¿Cuántas cosas llevabas en tu maleta/mochila?
  • ¿Cuántas de ellas realmente utilizaste?

Ahora compara tu equipaje de entonces con lo que sueles llevar en tus viajes hoy en día. Seguro que algunos kilos menos te has quitado de encima.

Viajar ligero es algo fundamental cuando se desea viajar por una temporada. Es de lógica, cuanto más pese tu mochila, más te cansarás y, por ende, menos disfrutarás de tu viaje a la larga.

Sin embargo, esto no es algo que se aprenda de la noche a la mañana. Más bien es algo que va evolucionando conforme a tus experiencias.

Aquello que considerabas imprescindible hace dos años, ahora no lo es.

Hoy no te importa llevar unas cuantas prendas menos porque sabes de sobra que en el camino encontrarás lavanderías. Tampoco te preocupa lavar tu ropa a mano en caso de ser necesario.

Preferirás emplear tu tiempo lavando a mano o gastarte algo de dinero en una lavandería a tener que cargar ese peso adicional a tu espalda.

Muchas veces ha surgido la conversación de saber cuánto equipaje necesitas para vivir viajando.

Siempre comento lo mismo: el equipaje que necesitas para pasar tres meses viajando es el mismo que el que utilizarías en una semana de viaje.

Viajar con mochila ha sido uno de factores principales que me han ayudado a desarrollar mi minimalismo viajero.

Al igual que ocurre con todo, la experiencia es la madre de la sabiduría.

 

4 | Todo tu equipaje siempre a mano

Me encantan las mochilas con compartimentos y, cuantos más, mejor.

Puedo ir caminando por cualquier lugar y tener acceso inmediato a todo aquello que suelo sacar de mi mochila con regularidad. Los compartimentos y bolsillos laterales y de cintura son ideales para este tipo de cosas:

  • Cargador del móvil
  • Libreta para tomar notas (direcciones, teléfonos, nombres, etc.)
  • Auriculares
  • Pañuelos (si esto no se considera de urgencia que venga Dios y lo vea)
  • Botella de agua
  • Candados
  • Información turística (Mapas, folletos, documentos de reserva, billetes de avión)

Para mí resulta un fastidio tener que estar abriendo la maleta cada vez que necesito coger algo. Aunque también es cierto que hay ciertas maletas que también cuentan con compartimentos exteriores.

Pero siguen sin convencerme. Con mi mochila tengo acceso rápido a todo lo mencionado sin tener si quiera que quitármela.

El tema de organización de ropa puede generar cierta confusión. Muchas personas piensan que una mochila únicamente puede abrirse por la parte superior. ¡Error!

Una buena mochila de viaje permite su apertura completa al igual que puede hacerlo una maleta, por lo que tu equipaje irá perfectamente distribuido y ordenado.

¿Todavía no te he convencido? No te preocupes, todavía me quedan tres ventajas bajo la manga 🙂

 

5 | Son fáciles de reparar

Al fin llega el gran día. Coges tu tan ansiado vuelo destino París, donde vas a pasar un par de semanas junto a tu pareja.

Viajáis con maleta. Os ha tocado facturar una de ellas porque vuestro equipaje no es suficiente para tanto tiempo.

Aterrizáis en Charles de Gaulle y os dirigís a vuestra correspondiente cinta de recogida de equipaje.

Tras media hora de espera, aparece vuestra maleta, aparentemente intacta. Pero en cuanto la tenéis en vuestras manos os dais cuenta de un pequeño detalle: ¡No tiene ruedas!

Empezamos bien.

Una mochila puede mancharse o rajarse, pero nada que no puedan solucionar un poco de agua y jabón o cinta aislante.

A ver cómo te las apañas para arreglar las ruedas partidas de tu maleta.

El truco de la cinta aislante es brutal (Gracias Rener por tu sabiduría :P). No imaginas cómo puede llegar a salvarte te algún que otro apuro. Con un poco de cinta podrás:

  • Poner parches a tu mochila y hacer reparaciones de emergencia.
  • Enrrollar el cable de tu ordenador o teléfono móvil
  • Marcar tus pertenencias y objetos personales
  • Improvisar un cartel pintando tu próximo destino con cinta. ¡Genial para autostop improvisado!

Invertir en una buena mochila es algo que tarde o temprano tendrás que hacer. Será tu mejor compañera de aventuras durante muchos años.

 

6) Son el compañero de viaje ideal

Tu mochila nunca te fallará. Con el paso de los años cada vez os tendréis más cariño el uno a otro.

Tú, cada vez que la tengas delante recordarás todas las aventuras que habéis vivido juntos y ella, por la parte que le toca, se habrá adaptado a tus necesidades mejor que cualquier otra mochila o maleta.

Si sueles viajar con mochila habitualmente entenderás lo que te estoy contando.

Que decir de aquellas noches de escala en aeropuertos donde sólo estabais ella y tú. Largas veladas en las que tu mochila se ofrecía a cumplir la función de almohada sacrificando sus horas de descanso para que tú estuvieras a tope cuando tocara abandonar el avión.

¡Ay, como te quiero mochila!

Todavía recuerdo aquel día en que te perdí de vista durante todo un día en aquel aeropuerto de Dublín. ¡Pensé que nunca volvería a verte!

Menos mal que el personal del aeropuerto te encontró y pronto volvimos a estar juntos.

¡Cuántas aventuras nos quedan por vivir!

 

Cliffs of Moher

Excursión desde Dublín a los Cliffs of Moher

7) Son perfectas para la aventura

Otra de sus grandes ventajas, sino la mayor.

Tu mochila siempre estará preparada para lo que llegue. Nunca se quejará.

Si tu próximo viaje es más aventurero a ella no le supondrá ningún problema. A diferencia que con tu maleta, en la mochila puedes cargar tu saco de dormir, tu esterilla e incluso tu tienda de campaña y ya tendrás todo lo que necesitas para explotar tu lado más aventurero.

El saco de dormir es algo que siempre llevo conmigo. No porque vaya a tener que dormir en plena calle, sino porque siempre viene bien para salir de algún que otro apuro.

El hecho de ir sujeto sobre tu mochila es un punto a favor, ya que no afectará a tu equipaje en aquellos casos en los que vueles sin facturar. Siempre puedes cogerlo y llevarlo en la mano. Además, ¿qué mejor almohada podrías encontrar?

También me gusta tenerlo siempre a mano cuando hago Couchsurfing. Me meto en mi saco, activo el modo «Metapod» y a dormir. Durmiendo en mi propio saco me siento como si estuviera en casa.

Algo que ya conoces no puede parecerte extraño, aunque el lugar donde te encuentres sí que lo sea.

Igual de útil es para aquellos alojamientos o transportes en los que el aire acondicionado esté en boca de todos, nunca mejor dicho. Seguro que a ti también te ha ocurrido: coger algún medio de transporte y ver a todo el mundo con las mantas hasta las cejas pasando un frío que pela. ¿Solución? ¡Modo Metapod!

Antes tenía claro que no cambiaba mi mochila por nada del mundo. Después de escribir este artículo lo tengo más claro todavía.

¡No hay nada mejor que viajar con mochila!

 


¡Ahora es tu turno!

¿Cómo sueles viajar tú, con maleta o con mochila? ¿Añadirías alguna ventaja a las ya nombradas?

¿Viajas con maleta? ¡Anímate y comparte tus argumentos!

Me encantan este tipo de debates, así que no te cortes a la hora de compartir tu opinión 🙂

Si te ha gustado el artículo, te agradecería mucho que lo compartieras en tus redes sociales para así poder llegar a un mayor número de personas. Tan sólo tienes que hacer clic en los iconitos de la parte inferior de tu pantalla 🙂

¡Que tengas una gran semana!

Un abrazo,

Oliver.-

 

21 comments

  1. Pingback: Miles de accesorios para ti - Info Inmuebles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *