5 formas en que la televisión puede limitarte a la hora de viajar

Formas en que la televisión te limita a la hora de viajar

 

El mundo evoluciona a una velocidad vertiginosa. En tan sólo unos segundos podemos percatarnos de acontecimientos que ocurren a miles y miles de kilómetros de distancia. Parece incluso algo mágico, ficticio.

Tenemos frente a nosotros un poder impensable hace tan sólo unas décadas atrás. No importa dónde estemos, ni con quién, ni qué estemos haciendo, pero tenemos claro que no nos perderemos ninguna novedad. La información penetra en nosotros sin ni siquiera darnos cuenta de ello.

Sin embargo, debemos ser inteligentes y no tomarnos este poder a la ligera.

Recuerdo que mi abuelo decía que cuando él era joven el mundo parecía más seguro que hoy en día. Más bien diría que no se trataba de un tema de seguridad, sino de falta información. Antes únicamente podíamos enterarnos de aquello que nos contaban o leíamos en algún periódico, confiando ciegamente en la información que los medios de comunicación proporcionaban entonces.

Si quieres empezar a viajar más, puede que sea el momento de apagar la televisión por un tiempo. O, al menos, aprender a interpretar la información que recibes de ella.

Te dejo algunos ejemplos de cómo la televisión puede influirte gravemente en tus próximos viajes:

 

1.- Aumenta tu miedo a volar

No tenemos más que encender la televisión para entender de qué estoy hablando.

Durante los últimos años hemos escuchado, con cada vez mayor frecuencia, sobre inexplicables tragedias aéreas. Desgraciadamente no hay que irse demasiado atrás en el tiempo para ponernos en situación.

Empiezan a oírse comentarios que ponen en duda la seguridad de las compañías Lowcost y, en algunos casos, se replantea la profesionalidad de los pilotos comerciales.

Lo cierto es que este tema está últimamente en boca de todos. ¿Quién no ha puesto a parir durante los pasados días al piloto de Germanwings?. ¿Quién no ha tenido algún debate entre amigos y familiares sobre la seguridad del transporte aéreo?

Pero no todo es tan trágico como parece. Muchos dirán que cada día se ven más y más accidentes aéreos. Sin embargo, quizás no se hayan dado cuenta de que el número de vuelos diarios se ha mantenido en continúo crecimiento, avanzando de manera mucho más rápida que el número de accidentes.

Te daré números para que te hagas una idea de la situación.

En 2013, el número de vuelos a nivel mundial alcanzó los 32 millones.

¿Sabes cuál es la probabilidad de que un avión tenga una accidente? Probablemente sabrás que es baja, pero seguro que aún y así, este dato te sorprenderá:

2,8 aviones de cada UN MILLÓN, sufren algún tipo de accidente. Ojo, he dicho accidente, que no significa lo mismo que fatalidad. La probabilidad de que la destrucción sea total es aún menor. En 2013, según datos publicados por la OACI, se reportaron 90 accidentes aéreos a nivel global, de los cuales 9 fueron fatales (10%)

“Cada año mueren más personas por la caída de cocos que por ataques de tiburones”

Podría aplicarse esta misma frase si cambiamos los tiburones por aviones.

Te dejo un Timelapse sobre cómo está el tráfico aéreo internacional en un día cualquiera. Te dejará embobado:

Cuando se dice que el avión es el transporte más seguro que existe, no es mentira. Tan sólo la noticia resuena más en televisión debido a la repercusión que el accidente tiene.

Por desgracia, cada día mueren miles de personas en la carretera, pero no por ese hecho dejamos de desplazarnos en coche o en autobús.

 

2.- Hace que pienses que viajar es caro

Se acercan las vacaciones. En televisión empiezan a aparecer los primeros pantallazos anunciando enormes resorts vacacionales, destinos exóticos y hoteles que te prometen una estancia inolvidable. Todo parece maravilloso hasta el momento en que observamos el precio.

La televisión no es el único medio partícipe de estas gigantescas campañas de marketing.  A través de Internet, revistas, radio y demás medios de comunicación nos vemos constantemente bombardeados con información que, de manera inconsciente, provoca que terminemos entendiendo el concepto de viajar como algo caro.

Nos venden el viajar como algo ocasional. Algo de lo que disfrutar cuando nos tomamos nuestras ansiadas vacaciones, las cuales debemos entenderlas como una corta temporada de relajación y despreocupación de nuestro día a día. Que en resumen podría llamarse evadirse de la realidad.

Pero esto no es para todos. Piensa que anunciar una campaña de este tipo en televisión resulta toda una fortuna para cualquier empresa.

Esto dice mucho del público al que van dirigidas dichas campañas de marketing. La gran mayoría de anuncios publicitarios resaltan un turismo de lujo, enfocado a un segmento de la población con un nivel de renta bastante elevado, que cuenta con un tiempo limitado para disfrutar de su dinero y el cual no desea tener demasiadas complicaciones durante su período vacacional.

El problema viene cuando pretendemos disfrutar de este turismo más lujoso y nuestro nivel de renta no supera la media.

No ha sido hasta este último año cuando la economía colaborativa se está empezando a dejar ver por televisión. Hoy día podemos ver anuncios sobre compartir coche con Blablacar o de alquiler de apartamentos a particulares a través de webs como Airbnb o Wimdu.

Ya no nos parecen tan desconocidos conceptos como el de “comparador de hoteles” o “Tripadvisor“, todas ellas herramientas que nos facilitan la tarea de organizar nuestro viaje.

No cometas el error de creer que todos los anuncios van dirigidos a ti. Sé coherente y piensa qué tipo de viaje se adapta mejor a tus necesidades. De esta forma podrás empezar a incluir el viaje en tu estilo de vida y dejarás de verlo como algo caro.

 

3.- Puede crearte prejuicios

Los prejuicios son un mal cuya mejor cura reside en viajar. Y cuanto más lejos, mejor.

Si no tenemos cuidado con la información que absorbemos por televisión, podríamos terminar haciendo mucho daño a otras personas y, peor aún, a nosotros mismos.

El problema no son las noticias en sí, sino la manera en que las interpretamos.

Si juntamos nuestro poco conocimiento sobre un determinado tema (normalmente adquirido a través de lo que hemos escuchado a otras personas), con las noticias que vemos en televisión, es bastante probable que, sin darnos cuenta, empecemos a crearnos prejuicios hacia esa raza, país, culura o cosa.

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. – Mark Twain

Un ejemplo claro lo tenemos en el sentimiento de Islamofobia que se ha extendido entre algunos sectores de la población mundial a raíz de los recientes atentados en París o en Túnez.

No resulta tan extraño escuchar comentarios generalizados, racistas y de odio, hacia toda la población islámica. Al final ocurre como en la mayoría de ocasiones en las que, por culpa de unos cuantos, terminan pagando justos por pecadores.

Antes de hablar, o peor aún, de atacar, trata de confirmar tus argumentos. Así el mundo será más fácil y todos seremos más felices.

De igual forma, podemos encontrar prejuicios en mil y una situaciones diferentes, en cualquier parte del mundo.

Ahora mismo me encuentro trabajando en la Oficina de Información Turística de mi ciudad, Granada.

En tan sólo dos semanas, numerosos turistas me han preguntado por la seguridad en el Barrio del Sacromonte, de naturaleza gitana. Erróneamente, sin ni si quiera haberse informado sobre la zona, relacionan a la población gitana con el peligro.

No estoy diciendo que no te preocupes por tu seguridad, al contrario. Tan sólo digo que, si fuera peligroso, ¡no te estaría recomendando su visita!. ¿No crees?

 

4.- Te hace creer que el mundo es peligroso

Con tan sólo unos pocos segundos de diferencia podemos estar al día de todos los acontecimientos mundiales, buenos o malos.

Desafortunadamente, la mayoría de noticias tienen connotaciones negativas, lo que termina provocando indignación e insatisfacción con el mundo en que vivimos. Asesinatos, atentados terroristas, catástrofes naturales, pobreza, niños que mueren de hambre, enfermedades que se contagian con sólo mirar… El mundo está lleno de peligros y situaciones de las cuales es mejor mantenerse al margen.

Como ya mencioné en el artículo de la semana pasada sobre Couchsurfing, el miedo no es más que una situación peligrosa, para nuestra persona o para alguien querido, que podría tener lugar en caso de que nosotros lleváramos a cabo una determinada acción.

¿Cuál sería la respuesta más rápida y menos premeditada para este tipo de inseguridades?.

Quedarse en casa.

Si todos nos quedamos en nuestra ciudad, rodeados de la gente de siempre, compartiendo calle con los mismos vecinos y sin meternos en demasiados líos, nada debería de ir mal. ¿Me equivoco?

Mejor quedarnos en nuestra propia ciudad. Esa sería la respuesta más “instintiva”. Supervivencia en estado puro.

Pero entonces… Si todo el mundo se encuentra seguro en su ciudad. ¿Querrá decir esto que todos los destinos son seguros?

Obviamente no te aconsejo visitar un país que se encuentre en plena guerra civil. Pero lo que no quiero es que conviertas cada posibilidad que tengas de salir fuera, en una excusa.

Muchísimos americanos tienen miedo de salir del continente al no saber qué van a encontrarse fuera. Para los estado-unidenses, su territorio es el lugar más seguro del planeta. ¿Acaso tú piensas lo mismo que ellos?

Deja de buscar excusas.

 

 

  • “Es que Nueva York es mega peligrosa, no hay más que ver todas las películas de acción que echan por la tele”.
  • “Pero… ¿cómo voy a visitar Rusia? Seguro que termina raptándome la Mafia y traficando con mis órganos.”
  • “¿Tailandia? Allí seguro que me terminan metiendo droga en mi mochila o, peor aún, me acaba picando una serpiente mortal, sí, la Ophiophagus Hannah, esa de la que hablaba Frank de la Jungla en su último programa.”

Millones de personas viajan. Ya sea un viaje de tres días, un mes o toda una vuelta al mundo. Y que yo sepa, todos vuelven para contarlo.

Con dos dedos de frente y sentido común, te aseguro que no te meterás en mayores líos de los que podrías meterte en tu propia ciudad.

Si crees que no, te invito a que pruebes. Eso sí, vuelve para contarlo.

 

5.- Podría consumirte

La televisión, llevada al extremo, puede convertirse en uno de los mayores enemigos para tu desarrollo personal. Al fin y al cabo, no olvides que tú eres la esperanza de la humanidad.

Es muy triste ver pasar la vida por delante de tus ojos y no darte cuenta de ello. La televisión no sólo puede limitar tus viajes, sino que puede acabar consumiendo toda tu esencia.

Ver como para algunas personas resulta más importante enterarse del contilleo de ese día, en programas como Mujeres Hombres y Viceversa, que la vida de cientos de personas que acaban de fallecer en una catástrofe.

Estos son algunos mensajes que estuvieron circulando por Twitter el día de la tragedia de Germanwings:

 
Twitter Germawings
 
Twitter Germawings 2

Aprende a consumir información con cabeza. Procura que todo aquello que interiorizas tiene como objetivo mejorar tu vida, no empeorarla.

Aunque por desgracia vivamos en un mundo donde lo negativo prevalece a lo positivo.

No te limites a aquello que escuches por televisión. Descubre el mundo por ti mismo, conoce otras culturas y quédate con aquello que realmente resulte te resulte valioso.

No tengas miedo de visitar nuevos lugares.

Un lugar repleto de viajes y sueños que, desgraciadamente, se quedaron en eso.

En sueños.

Recuerda que sólo tienes ésta vida, procura vivirla como se merece.

Me gustaría terminar compartiendo contigo un video el cual me encanta ver y escuchar de vez en cuando. Unos minutos que te servirán para dejar de procrastinar y empezar a luchar por aquello que sueñas:

 

 


 

¡Ahora es tu turno! 

¿De qué manera crees que la televisión influye o ha influido en tu manera de viajar?

¿Conoces otra manera en que los medios de comunicación puedan limitar nuestros viajes?

Me encantaría conocer tu opinión, así que no te cortes a la hora de dejarme un comentario.

Si te ha gustado este artículo, te agradecería mucho que lo compartieras en tus redes sociales para así poder llegar a un mayor número de personas.

¡Que tengas una gran semana!

Oliver.-

19 comments

  1. Hola Oliver. Muy buena entrada. Nunca he visto demasiado la televisión y llevas mucha razón, a la hora de viajar se nota mucho. Mi pareja (Que ve bastante más la tv que yo) tiene mucho más miedos y prejuicios que yo en ese aspecto (No digo que yo no los tenga, yo creo que al fin y al cabo todos tenemos miedos y prejuicios y como bien has dicho la mejora manera de eliminarlos es viajando) Recuerdo el último viaje que hicimos a marruecos, pensaba que iba a tener que ir con burka y para nada, todo lo contrario, fueron mucho más respetuosos de lo que yo pensaba y la verdad que ese viaje cambió mucho (a mejor) mi opinión sobre los marroquis.
    También recuerdo lo peligrosa que me decía mi madre que era Tailandia (me lo llegue a creer) y sinceramente me sentí más segura que en Madrid.

    Al fin y al cabo la única manera de judgar algo es conocerlo y lo que nunca debemos hacer es dejarnos guiar por las opiniones de personas que ni si quiera han estado allí. Y aunque por supuesto es necesario ir siempre con ciertas precauciones creo que nos iría mejor si vivimos con un poco menos de miedo.

    Un abrazo!
    .

    • Oliver
      Author

      ¡Hola Miriam!

      Yo he terminado limitando mis horas de televisión a ver algún que otro capítulo de alguna serie que esté siguiendo con Alicia, poco más. Viene bien está informado de todo lo que ocurre en el mundo, pero tampoco estar pegado a la televisión. Si sólo vemos cosas negativas en televisión, terminaremos contagiándonos de esa negatividad también.

      En cuanto a los prejuicios, me he propuesto intentar no opinar demasiado sobre la gente de un determinado país o cultura hasta no experimentarlo en primera persona, o a través de las experiencias a alguna persona de confianza que haya estado allí.

      Me sigo quedando con esta afirmación:

      “Si todo el mundo está seguro en su propia ciudad, ¿será que el mundo es seguro?”

      Gracias por pasarte a comentar Miriam.

      Un fuerte abrazo 😉

  2. Isa

    Hola Oliver!

    Muy buen articulo, completamente de acuerdo.
    Ya desde hace un tiempo no veo mucho la televisión, pero ahora que estamos viviendo en San Diego, nada de nada. Y la verdad, no la echo de menos.
    Es increíble el tiempo que se gana para hacer cosas de verdad productivas. Además, como tu dices, en las noticias casi todo lo que dicen es negativo, y yo no quiero llenar mi mente de cosas negativas, miedos y prejuicios.
    Otro punto interesante es la publicidad, nos incitan a consumir más y más y creo que es otro de los puntos que limitan a la gente a la hora de viajar porque piensan que necesitan muchas cosas para vivir, y la realidad no es así.

    Un abrazo!

    • Oliver
      Author

      ¡Hola Isa!

      Estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices. También ciertos programas pueden influir fuertemente en la manera que vemos viajar a determinados destinos. Algunos, como callejeros viajeros o españoles por el mundo, nos transmiten valores positivos sobre algunos lugares y culturas, sin embargo, otros, como puede ser el recientemente estrenado “En Tierra Hostil”, nos hacen entender algunos países como lugares peligrosos a los que nunca deberíamos ir, destacando todos los peligros a los que podemos enfrentarnos en el destino.

      Esto no quiere decir que no deberíamos ver la televisión, sino que tenemos que aprender a controlar y gestionar mentalmente toda la información que recibimos a través de ella. En muchas ocasiones, la intención de vender algo es evidente, por lo que no deberíamos dejarnos llevar fácilmente por todo lo que vemos en este medio de comunicación.

      Un fuerte abrazo Isa,
      Oliver.-

  3. Tienes razón, la tele está hecha para hacer miedo, el miedo es más rentable. Mueren más personas en sus casas que fuera de ellas. Tampoco es cuestión de ir como Heidy bajada de los Alpes, se debe ir por el mundo con prudencia pero sin miedo ni prejuicios. Si el programa es bueno puede ayudar a mostrar otros lugares del mundo menos conocidos, como The Amazing Race. Un saludo!

    • Oliver
      Author

      Exacto Aitor. Hay programas como Callejeros Viajeros o Españoles por el mundo que tratan de mostrar lo positivo de cada país, haciendo hincapié en conocer más a fondo la cultura del destino. Pero también hay otros que provocan justamente el efecto contrario, como ocurre con el programa “En Tierra Hostil”, el cual se centra en mostrar lo peor de lo pero de un determinado lugar.

      Por desgracia, solemos quedarnos más fácilmente con los aspectos negativos de un lugar, en vez de enfocarnos en lo positivo.

      Gracias por pasarte y comentar Aitor,

      Un fuerte abrazo,
      Oliver.-

  4. Pingback: El Síndrome Guiri y actitudes que no deberías tener viajando.Oliver Trip

  5. Pingback: Miedos antes de tu viaje: Cómo vencerlos - CoachingViajero

  6. Pingback: Por qué deberías viajar a un país árabe hoy más que nunca

  7. TAMARA

    Oliver! Cuanta razón tenes!
    La televisión puede convertirse en tu peor enemigo…lamentablemente hay gente que pasa horas, por no decir el dia entero (restando las horas que duerme) mirando televisión, para peor…de la chatarra!
    Porque hay canales interesantes, que enseñan, que muestran otras cosas…pero no, la gente en general se pone a ver cosas irrelevantes, noticias negativas todo el dia…
    Uff que estrés Oliver.
    Te cuento que yo hace rato deje de mirar televisión, solo miro documentales en discovery, o history, alguna serie o película, pero no mas que eso. Las noticias leo el diario, pero no me engancho mucho porque es deprimente.
    Creo que además de lo que mencionas, la televisión AFECTA el estado de animo de las personas…por eso mismo, la apague!

    Un saludo!

    • Oliver
      Author

      ¡Totalmente Tamara! Es increíble el poder persuasivo que tienen los medios de comunicación. Y qué decirte del impacto que tienen sobre tu productividad y procrastinación, ya sea vía televisión o redes sociales.

      Yo antes apenas encendía la televisión más que para ver alguna que otra película, pero ahora que he vuelto a casa de mis padres sí que caigo en la “tentación” al tener mis padres la televisión las 24 horas encendida. ¡Aix!

      ¡Un fortísimo abrazo desde Granada, Tamara!

  8. Genial post Oliver!

    100 % agree with you.

    Yo prácticamente dejé de ver la TV hace unos meses por los mimos motivos: falta de programación interesante, dedicar más tiempo a cosas más productivas, etc… Y aunque algunos no lo crean, se sobrevive, incluso se vive mejor!!

    Pero si que es verdad, que es fácil re-engancharte! la TV basura tiene algo… un no se qué que engancha. Es como una especie de droga jajaja O eres extremadamente organizado y repartes tu tiempo escrupulosamente, o la TV es totalmente incompatible con ser productivo en cualquier otro aspecto. Te consume.

    El video de “Por qué la gente muere a los 25” es genial. Viene bien verlo de vez en cuando para espabilar.

    Un abrazo!
    Tony.-

    • Oliver
      Author

      ¡Hola Tony! Qué alegría tenerte por el blog. ¡Encantado!

      El tema de la televisión es bastante jodido, sí.

      Cuando convivía con mi ex-pareja lo tenía bastante controlado. Apenas encendía la televisión más que para ver alguna serie que a ambos nos gustaba al final del día.

      Ahora, que estoy viviendo con mis padres, sí que es cierto que me doy cuenta de el poder de absorción que puede llegar a tener la televisión sobre las personas. Mis padres tienen la tele encendida las 24 horas del día. Incluso si no está viendo nada, la tienen de fondo.

      Veo que estás emprendiendo en esto del Travel Blogging. ¡Te deseo lo mejor en esta nueva etapa de tu vida! Cualquier cosa que necesites aquí me tienes.

      Oliver.-

  9. María

    Que razón tienes con lo de la televisión! Mi ex la tenía encendida siempre, y pillo una depresión que tuvo mucho que ver con nuestra ruptura. Yo apenas la enciendo, más que para poner alguna peli. El problema es que tengo de herencia ¡tres televisiones en mi casa! Recuerdo que cuando apareció la peregrina asesinada en el Camino de Santiago, el maravilloso e informado periodista decía ¡que ninguna mujer, más que alguna extranjera, se atrevía a hacer el Camino sola! Y yo había hecho dos caminos sola y había mogollón de mujeres como yo. Mi madre me llamó horrorizada, porque pensaba volver!

    • Oliver
      Author

      Para que veas María hasta dónde pueden llegar los miedos. ¡Hasta el Camino de Santiago! Increíble.

      Un abuso de la televisión acabarán provocando que tengas miedo de hasta salir a la esquina de tu casa.

      A mí me ocurrió el caso contrario a ti. Cuando vivía con mi ex, apenas poníamos la televisión por las noches para ver alguna película o seria. Ahora, en casa de mis padres, prácticamente la televisión se pasa las 24 horas encendidas. ¡Horrible!

      Encantadísimo de tenerte y leerte por aquí María. Espero que no sea la última 🙂

      Un abrazo.

  10. Pingback: Cómo vencer tu miedo a viajar de una vez por todas

  11. Pingback: Carta de un niño al incomprensible mundo de los adultos - Psicorumbo

  12. Carlos

    Tenes toda la razón en tu artículo. Viaje prácticamente solo a Acapulco en 2015 a brindar una conferencia (soy docente de matemáticas), fui feliz, alegre y contento, me encantó mi viaje. Pues resulta que ahora me doy cuenta que Acapulco (buscando noticias en internet) es considerada como una de las 2 ciudades más peligrosas del mundo!!!! Y los consulados no recomiendan viajar a esta área!! Wouuu si yo me hubiera enterado de esto antes de mi viaje fijo hubiera muerto del pánico!!!!! Hubiera confeccionado millones de miedos y hasta posiblemente hubiera cancelado mi participación en la conferencia! Pero tienes razón en tu artículo al decir, que muchos miedos pueden hacernos arrepentir luego, de mi viaje a Acapulco no me arrepiento, fue una experiencia mágica y maravillosa. Fue un lugar, que a mi parecer, no se parece en nada a lo que relataban las noticias.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *